sábado, 23 de noviembre de 2013

Hablemos del privilegio de ser delgad@s

El texto expuesto a continuación (cuya fuente original es esta: http://everydayfeminism.com/2013/10/lets-talk-about-thin-privilege/?upw) ha sido traducido y difundido por las comunidades "Orgullo Gordo" y "Stop Gordofobia" en Facebook. Aunque no suelo subir al blog textos ajenos (por respeto a su autoría) en este caso me pareció oportuno hacer una excepción y compartirlo aquí, para que la versión en español de esta brillante reflexión sobre la gordofobia y el privilegio-delgado fuera difundida más allá de las fronteras de la citada red social.

-LaDobleEfe-







Hablemos del privilegio de ser delgad@s

Autora: Elisa A. Fabello
Traducción: Orgullo Gordo.
Corrección: LaDobleEfe.
 




Mido 1,60m y peso 56 kilos.
Mis medidas son 90-60-90.
Me pongo camisas de talla M, llevo una 38 de pantalones vaqueros, y (en caso de que se lo pregunte), tamaño 39 de zapatos. 

Nunca he entrado en una tienda de ropa en la que no haya podido encontrar artículos en mi tamaño.Nunca tuve que pagar más por un asiento de avión. Nunca nadie me ha rechazado como posible cita en función de mi cuerpo, ni nunca nadie se burló abiertamente de mí mientras me miraba comer unas papas fritas en público. Nunca he experimentado que un médico me recete "¡pierda peso para sentirse bien!"  como remedio a mis problemas.

Y puedo abrir un artículo con mis medidas y sin temor a ser enjuiciada.Yo camino por este mundo como una persona delgada. Y, como tal, nunca he experimentado discriminación por ser gorda, nunca he experimentado la gordofobia.

Dicho esto, quiero que sepas dos cosas: 1) Estoy escribiendo este artículo desde una perspectiva privilegiada, y 2) Yo no estoy aquí para condenar, culpar o avergonzar personas delgadas.

Pero creo que debemos tener una charla.

Sobre todo porque es muy fácil caer en excusas gastadas de por qué no estamos privilegiados - y esto se ve mucho cuando se aborda el tema de los privilegios de los delgados.

 "¿Cómo puedo tener un privilegio por ser delgada? 'Si me siento como una mierda con mi cuerpo todo el tiempo! ¡Eso no es privilegio! Además, alguien me llamó "piernas de pollo" el otro día, ¿en qué se diferencia eso de llamar gordo a alguien? Y de todos modos yo soy delgada porque tengo un desorden alimenticio, y creéme,  eso no un privilegio. "

Y yo escucho lo que dices. Pero creo que es hora de mirar estas excusas un poco más de cerca (y cómo no se sostienen en el gran esquema de las cosas) 



- Quejas y Opresión

Permítanme empezar diciendo esto: que hieran tus sentimientos es una mierda. Y yo nunca te diría que te lo "aguantes" o "superes". Porque sí, palos y piedras pueden romper los huesos, pero maldita sea, las palabras realmente pueden hacerte daño, y también las actitudes y comportamientos de los demás. No estoy aquí para decirte que sus agravios personales no importan. Más bien, yo estoy aquí para poner esos sentimientos en perspectiva. Y es que, simplemente, los impactos emocionales personales no son lo mismo que la Opresión. Opresión implica la subyugación sistemática de un grupo de personas a manos de otro grupo de personas que tiene acceso al poder social cuyo resultado supone beneficios para el grupo opresor, y se mantiene por las creencias y prácticas sociales."

En otras palabras, la opresión es un tipo especial de problema. Aquí tenemos cuatro razones para explicar esto:

1. Es omnipresente.
Se teje en todas las instituciones sociales, por lo que está incrustado dentro de la conciencia individual. Por ejemplo, si usted hace un chiste sobre gordos/as todas las personas a su alrededor van a entenderlo - porque la creencia cultural de que la grasa es algo de lo que hay que reírse está muy extendida.

2.  Restringe.
Los límites estructurales moldean significativamente las oportunidades de la vida de una persona y la sensación de que haya posibilidades más allá del control del individuo. Echa un vistazo a estos ejemplos privilegios de las personas delgadas. En virtud de no tener acceso a estos privilegios, la vida de las personas son más limitadas.

3. Es jerárquica.
Los grupos dominantes o privilegiados se benefician, a menudo de manera inconsciente, de la pérdida de poder de los grupos subordinados o acosados.
Piense en el ejemplo que di antes de no ser tenida en cuenta como una posibilidad para citas. Yo me beneficio de la gordofobia porque soy más propensa a tener mensajes de Cupido, ya que mi cuerpo está en el cuadro de "tipo de cuerpo delgado o aceptado". Así, tengo más posibilidades de conseguir una cita.

4. El grupo dominante tiene el poder de definir y nombrar la realidad.
Es decir, que determinan el status quo: definen qué es "normal", "real" o "correcto".
Echa un vistazo a (casi) cualquier maniquí en las tiendas o revistas de moda. Si la delgadez se anuncia como el statu quo, entonces se está poniendo a las personas delgadas en posiciones de poder cuando se trata de determinar cuál es "la media" (o "lo preferible").


Cuando hieren tus sentimientos -que son legítimos, no se pone en duda tal cosa - no es el resultado de una subyugación. Las actitudes negativas hacia ti como una persona privilegiada, no son penetrantes, restrictivas o jerárquicas.

Tú no te estás perdiendo nada sólo porque las palabras, acciones o creencias de alguien tienen un impacto emocional en ti. Cuando lo superas (aunque te cueste años, que también puede ocurrir) ya fue, ya pasó. Pero la opresión no funciona de la misma manera. La opresión nunca desaparece porque donde quiera que vayas, todo lo que ves y todo lo que conoces, la reitera y la refuerza. Y esa es una diferencia significativa.




- Sin embargo, las personas delgadas pueden odiar sus cuerpos

Hice un video este verano llamado "Cómo conseguir un cuerpo bikini". Repetía en él el mantra corporal positivo "¡Pon un bikini sobre su cuerpo!". Y la gente se apresuró a comentar que mi mensaje pierde su significado porque mi cuerpo se adhiere a los estándares de belleza sociales. "Fácil para ti decirlo", dijeron. Y eso me molestó.

Porque yo pensaba algo así: "Las personas delgadas también pueden odiar a sus cuerpos, ¿sabes? Sólo porque la gente piense que es "perfecta", no significa que esa persona no tenga una lucha con su cuerpo".

Pero luego me di cuenta de que ellas tenían razón.

Porque aquí está la cosa: ¿Puede una persona delgada luchar con su cuerpo? ¿Puede una persona delgada estar en guerra con su propia imagen? ¿Puede una persona delgada odiarse al mirarse en el espejo? Absolutamente .
¿Y eso importa? Absolutamente. Pero la diferencia entre estos sentimientos negativos y la gordofobia es la siguiente: La única persona que se preocupa acerca de si me voy a encontrar con los estándares de belleza o no soy yo. Y esto no es así para la gente gorda.

Cuando no estás delgada la gente en la playa, en realidad, se ofende. Cuando no estás delgada, la gente realmente cree que no deberías ponerte un traje de baño. Cuando no estás delgado, las personas de hecho, hacen de tu cuerpo su obligación moral. Y aunque tu lucha interna es real y significativa, el punto es: Puede que tú odies tu cuerpo, pero la sociedad no lo hace.

Este es el privilegio de los delgados.



- Pero-Pero-Pero- ¡Vergüenza delgada!

Antes de que piensen que voy a ignorar o no socavar el acoso escolar involucrado en la vergüenza delgada, permítanme asegurarles: No voy a hacer eso.

Permítanme referirme aquí y ahora (y en voz alta) que nadie jamás debe avergonzarse de su cuerpo. Creo de todo corazón que la comunidad cuerpo-positivo tiene que estar abierta a todo tipo de cuerpos . Y absolutamente, es un problema que haya personas que se dediquen a burlarse de los cuerpos delgados.

Yo nunca diría que esas pullitas como "piernas de pollo" o las insinuaciones como "debe tener un trastorno alimentario" no son dañinas o que sus efectos no son de largo alcance. Porque lo son. Pero lo que voy a argumentar es lo siguiente: aún con lo horrible que es la vergüenza-delgada (¡y lo es!) lo que lo hace diferente es que ésta no implica un omnipresente temor u odio de los cuerpos delgados. Y si bien sus efectos en las personas son ciertamente influyentes, no es restrictivo a nivel social.

Quiero ser clara en dos teorías que explican cómo la vergüenza-delgada es fundamentalmente diferente de la vergüenza-gorda:


1. Acoso flaco como respuesta al acoso gordo

¿Alguna vez has oído hablar de la frase supuestamente empoderadora "Las mujeres de verdad tienen curvas?"? ¿Qué pasa con la vergonzosa afirmación de que "sólo los perros quieren huesos"? A las personas delgadas esto no les vuelve locas. Obviamente.

Las mujeres de verdad son tales porque se identifican como mujeres, tengan curvas o no. Y referirse a la pareja de alguien como un perro sólo porque les gusta el cuerpo de alguien es degradante. ¿Cierto?- Cierto. Pero este tipo de reclamos de orgullo gordo existirían si la grasa no fuera una cuestión de la que avergonzarse. Este tipo de frases y actitudes nacieron de una necesidad de decir "soy hermos@, también!". Constituyen una respuesta a las normas sociales. Y si bien se puede argumentar que están equivocados, en realidad están desafiando la gordofobia. Y aunque ciertamente no se debe alentar para que hagan desaires cuando les dé la gana, hay que recordar estas palabras de Lindy West: 'Estoy orgullosa de ser gorda' es una declaración radical. 'Estoy orgullosa de ser delgada' es el status quo.


2. Vergüenza delgada arraigado en el Sexismo

Es absolutamente cierto que, independientemente de cómo sean nuestros cuerpos, la sociedad ejerce un control policial sobre ellos. Y esto es así porque las estructuras patriarcales se benefician de dicho control policial. Y sin duda, la vergüenza-delgada tiene como raíz este tipo de sexismo.

La sociedad quiere que te des cuenta de que estar delgad@ es "in" - pero no demasiado delgada, no tan delgado - porque el objetivo es mantenerte insegur@.

Echa un vistazo a toda cobertura sensacionalista. "Fulana tiene celulitis!", título justo al lado de otro que dice "¿tiene un trastorno alimenticio?" . Y ambos transmiten el mismo mensaje: "¡Ew! ¡Qué asco! "

Por el amor de Dios, simplemente nunca lo conseguiremos. 

Y no es que quiera lanzarte una teoría conspiranoica, pero eso es exactamente lo que quieren. Ellos (y puedes  insertar cualquier persona que quieras en esa categoría de "ellos"- la sociedad, los medios de comunicación, la industria de la dieta, la junta ejecutiva de patriarcado, Inc.) quieren que las mujeres continúen persiguiendo metas inalcanzables. Pero la diferencia en este caso, radica en que la discriminación que experimentan las personas gordas por la grasa se encuentra en una  intersección entre este sexismo del que hablamos y la gordofobia. Es decir, es una segunda capa de discriminación.

Así, mientras que, sí, avergonzar a cualquiera está mal, es malo y sexista, avergonzar a alguien gord@ tiene sus raíces en factores adicionales que la vergüenza-flaca no tiene.

Así que no es lo mismo.



- Bueno, tengo un desorden alimenticio, así que 'el privilegio' no se aplica a mí.

El blog Esto es el privilegio delgad@ afirma: "Cuando hemos explicado que el privilegio delgad@ existe aunque la persona esté con trastornos alimentarios, algunas personas delgadas con trastornos de la alimentación se han ofendido". Y yo entiendo por qué. Es que tener un trastorno de alimentación es algo grave. Y cuando alguien se siente atrapad@ y controlad@ por su cuerpo, cuando ha alcanzado ese nivel de conciencia de sí mism@, cuando estás sufriendo cada día para salir adelante, es poco probable que sientas estar experimentando un privilegio. Y es que un trastorno de la alimentación puede sentirse como una maldición.

Pero, como el mismo blog explica, "Creo que es importante tener en cuenta que su desorden alimenticio constituye su propio estatus de desprivilegio, y en este caso, las personas delgadas con [trastornos de la alimentación] fusionan la opresión que sienten por su falta de privilegios, con una negación del privilegio-delgado".

Esto es: la marginación que experimenta como una persona con un trastorno alimenticio es una consecuencia de la enfermedad, no el resultado de su cuerpo. Experimenta la enfermedad. Experimenta el estigma. Experimenta los síntomas y los efectos de su enfermedad. Pero eso no niega el privilegio delgado.

Un hombre negro puede experimentar el racismo y seguir beneficiándose de su privilegio masculino. Una mujer de cuerpo sano puede experimentar el sexismo seguir beneficiándose de su privilegio de tener un cuerpo sano.  Un granjero blanco pobre puede experimentar el clasismo y seguir beneficiándose de su privilegio blanco.Una persona con un trastorno de la alimentación puede experimentar ablación y seguir beneficiándose de su privilegio delgada. Estar marginad@s en un área no significa no poder tener un privilegio en otra área.
_______

La cuestión de los privilegios puede ser una cuestión difícil de hablar. Es fácil ponerse a la defensiva cuando confundes el hecho de que alguien te pida que revises tus privilegios, con que se estén metiendo en tu vida. Pero la conclusión que debemos recordar es la siguiente: ¿Están mis experiencias negativas relacionadas con mis quejas sobre mi propio cuerpo o son problemas generalizados a nivel social?

Si pones tu privilegio-delgado en revisión, serás capaz de reconocer que la mayoría de las veces tus problemas caen en la primera categoría.


[Melissa A. Fabello, Editora de "Feminismo Todos los días", trabaja en  prevención de la violencia doméstica y educadoción sexual, trastorno de la alimentación y la imagen corporal; activista y blogger con sede en Filadelfia. Licenciatura en Inglés por la Universidad de Boston y con maestría en Educación en Sexualidad Humana de la Universidad de Widener. Se le puede contactar en Twitter @fyeahmfabello.]

____________________________________________________________________________
* Las negritas y las cursivas son de la autora del texto.
** Los enlaces adjuntos son de la autora del texto.
*** Las arrobas y demás recursos lingüísticos inclusivos son de la correctora (LaDobleEfe)

2 comentarios:

  1. Muy buen texto. Gracias por compartirlo. Un saludo, Raquel.

    ResponderEliminar